Saltear al contenido principal

El Camino Portugués es uno de los itinerarios más populares del Camino de Santiago. Tras su comienzo en el sur de Portugal y pasar por las ciudades de Lisboa y Oporto, este camino portugués central hace su entrada en Galicia  a través del municipio de Tui. Existe además una variante de esta ruta tradicional por la costa que parte de la ciudad de Oporto y que se adentra en Galicia por la desembocadura del rio Miño, en A Guarda, y más tarde en la localidad de Baiona. A partir de Redondela, ambos itinerarios se unen hacia la ciudad de Pontevedra.

Durante la Edad Media el Camino Portugués empieza a desarrollarse gracias a antiguas calzadas romanas. Tras la independencia del reino de Portugal del de Castilla, la reina Isabel de Portugal decide emprender su peregrinaje a Santiago a través del Camino Portugués en el siglo XIV. Además de su andadura, clave para consolidar este itinerario, la reina destinó una importante partida económica para el mantenimiento de los hospitales de peregrinos. Otros nobles y monarcas realizarían más adelante el Camino Portugués como el rey portugués Manuel I, en 1502, o el Gran Duque Cosme III de Medicis, en el año 1669.

La popularidad y el auge de este camino originó la aparición de numerosas posadas, alberguerías y hospitales de peregrinos en los caminos entre Lisboa y Compostela, documentada en los siglos XV y XVI.

Existe además una variante espiritual del Camino de Santiago que une el Camino Portugués con la ruta Traslatio, también conocida como ruta del Mar de Arousa y el Río Ulla, ruta que según la tradición realizaron los discípulos del Apóstol con sus restos camino de Santiago remontando el cauce del río Ulla hasta Iria Flavia-Padrón.

Pontevedra, la capital del Camino Portugués

Pontevedra es el final de etapa para los peregrinos que realizan el camino desde Redondela, y el inicio para los que lo continúan hacia Caldas de Reis. La entrada del Camino Portugués al municipio se realiza a través del puente de Ponte Sampaio en la desembocadura del río Verdugo. Este puente de origen medieval, reformado en los siglos XVI y XVII, es famoso por haber sido el escenario de la última batalla en Galicia contra el ejército de Napoleón, durante la Guerra de la Independencia. En este entorno de gran valor natural se encuentra el islote Medal, al que se puede acceder a pie y disfrutar de varias rutas de senderismo.

Camino Canicouva

Brea Vella da Canicouva

Camino Gafos

Tramo del río Gafos

Tras abandonar Ponte Sampaio, la ruta recorre a continuación a Ponte Nova para después  adentrarse en la Brea Vella da Canicouva, un  camino de algo más de 1 km de grandes losas que transcurre por el itinerario de la vía romana XIX. Este tramo del Camino entre Pontesampaio, A Canicouva y la entrada al municipio de Vilaboa es el que guarda más encanto de toda la etapa y  el que alberga la capilla de Santa Marta (1617).  

De nuevo en el municipio de Pontevedra, dos mojones guían a los caminantes hacia el centro de la ciudad de Pontevedra proponiendo dos alternativas, la de Tomeza o el sendero natural del río Gafos, esta última tiene mucho encanto pero ni es accesible para sillas de ruedas ni es recomendable para ir en bicicleta por la abundancia de  raíces de los árboles, tampoco es aconsejable ir  a pie en época lluviosa por el barro y el agua acumulados en el camino.

Un albergue de peregrinos se sitúa en la entrada de la ciudad, y muy cerca, la calle Gorgullón, amplía la oferta de albergues y hostels. El tramo urbano del Camino de Santiago, iluminado con luces lavanda, se convierte en un agradable paseo por las calles y plazas más emblemáticas de Pontevedra. Apenas encontrarás vehículos gracias al modelo de ciudad peatonal por el que ha apostado Pontevedra.

A continuación, en la calle Virgen del Camino, una estructura con la cifra 64,5 indica la distancia a Santiago. Más adelante un conjunto escultórico, obra de Manuel Collazo y Manuel Fandiño, compuesto por una fuente y una frase que reza “Pontevedra é boa vila e da de beber a quen pasa” da la bienvenida a la Glorieta de Compostela. El camino en este punto avanza por la calle de la Peregrina donde se encuentra el famoso santuario que recibe el mismo nombre, uno de los símbolos de la ciudad y gran protagonista del Camino Portugués.

Santuario de la Peregrina

Este templo de finales del siglo XVIII acoge a la Patrona de la provincia y del Camino Portugués a Santiago. Lo más curioso de este santuario es su planta en forma de concha de vieira, símbolo del Camino de Santiago y de los peregrinos. En el exterior tres imágenes representan a la Virgen, a Santiago y a San José con la indumentaria de los peregrinos. Destaca en la entrada una concha gigante natural para el agua bendita regalo del almirante pontevedrés D. Casto Méndez Núñez y traída desde el Pacífico, en agradecimiento a su victoria en la batalla de Mindanao (1861). La actual imagen de la Virgen es de 1867 obra del escultor catalán Luis Vermell y la figura del Niño es de Gambino, de 1814. El segundo fin de semana de agosto se empiezan a celebrar en la ciudad las fiestas en honor a la Virgen Peregrina que se prolongan durante 10 días.

Ver información

¡El Camino continúa!

Desde la plaza de la Peregrina, el centro neurálgico de la ciudad, la vista al santuario es magnífica. A partir de esta plaza entramos en el centro histórico de Pontevedra. El primer conjunto importante que nos encontramos es la plaza de la Herrería con sus jardines en la parte alta, en los que se encuentra la famosa Fuente de la Herrería: La que según la canción da de beber a quien pasa. Presidiendo los jardines, la iglesia de San Francisco construida entre 1310 y 1360, en aquella época aun fuera del perímetro de la muralla de la ciudad. El camino continúa recorriendo la calle de los soportales hacia la plaza de Curros Enríquez que, como comprobamos en su placa, fue antiguamente la plaza del hospital, que ofrecía atención a los peregrinos, y desde aquí, la calle Real desemboca en el río Lérez, donde se encuentra el puente del Burgo.

Boa Vila

La historia de Pontevedra está inseparablemente ligada a este puente. Sus viejos restos romanos dieron nombre a la ciudad como Ponte Veteri (puente viejo), es símbolo de Pontevedra y de su escudo. El puente fue construido por las tropas romanas para salvar el río Lérez en la vía XIX una de sus principales rutas de comunicación, este puente se tuvo que reconstruir en el S.XII y del puente romano no se han encontrado restos hasta la actualidad. Al otro lado del puente, en la esquina de la calle Xoan Manuel Pintos nos encontramos con un cruceiro conocido como el de Santiago peregrino, que se remonta a los siglos XVI-XVIII. Este cruceiro tiene esculpidas la figura del escudo de Santiago y una vieira y el escudo de Pontevedra en forja y pertenecía a la antigua capilla de Santiaguiño do Burgo, situada en la actualidad tras el pabellón de deportes. La imagen de Santiago que preside el altar del S.XIX de este templo que conserva su antigua fachada encastrada en la actual de hormigón.

Camino Portugues 2048x1249

Para seguir con la ruta es necesario continuar por la calle Santiña, cuyo nombre hace alusión a la «Rainha Santa Doña Isabel» que decide, en el año 1325, peregrinar a Santiago probablemente haciendo este camino portugués.  En el número 95 de esta calle llevan 6 generaciones recibiendo el 24 de julio la imagen de Santiaguiño do Burgo que preside la capilla. Cuenta la tradición que aquí fue atendido el Apóstol cuando peregrinaba a Compostela. Este se encontró cansado durante el viaje y en esa morada le dieron cobijo y manutención hasta que se recuperó. El santo prometió que en esa casa madurarían todos años las primeras uvas y maíz de cada cosecha, y cada año la familia propietaria de la casa realiza una ofrenda. Al final de la calle aparece un paisaje rural y las marismas de Alba, un humedal de 80 hectáreas que alberga una gran variedad de especies vegetales y aves. Ya en la parroquia pontevedresa de Santa María de Alba se encuentra su iglesia de origen románico del siglo XII, presidida por un cruceiro con la imagen de Santiago peregrino. Estamos ya en la parte final del camino a su paso por el municipio de Pontevedra, nos encontramos con la capilla de San Caetano de estilo barroco y construida en el S.XVII. Continuamos por la parroquia pontevedresa de Cerponzóns  y el entorno de Rego do Pozo Negro  para entrar ya en el municipio de Barro.

Información útil

Volver arriba
×Close search
Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad