Saltear al contenido principal

El de A Moureira fue un barrio marinero tradicional de gran importancia en el siglo XVI, asociado al arte de la salazón y a la exportación del pescado. A Moureira comprendía el espacio situado entre la villa amurallada y el litoral, desde el puente del Burgo hasta la desembocadura del río de los Gafos y cobijaba los equipamientos e infraestructuras necesarias para el desarrollo de las actividades marítimas y portuarias, así como las viviendas de los marineros.

Barrio Moureira

Casas del Barrio de la Moureira 

Durante la Edad Media y gran parte de la Moderna, el puerto de Pontevedra fue el más importante de las Rías Baixas. Pero fue a partir del siglo XIX cuando poco a poco se fue perdiendo esta tradición ligada al mar.

Algunos nombres de calles y otras localizaciones todavía guardan relación con la arquitectura marinera del barrio, como la travesía dos Peiraos, la plaza do Peirao, la rúa Sardiña o la rúa Pedro Sarmiento de Gamboa. La calle Juan Villaverde, es una de las pocas calles de la zona que todavía conserva su carácter marinero con construcciones típicas y escaleras labradas en roca. El campo da Torre, donde se encuentra actualmente la plaza de toros era el lugar de trabajo de los vecinos del barrio. En este mismo lugar se levanta la capilla de San Roque, edificada inicialmente en la avenida das Corbaceiras, y reconstruida en 1901 en el lugar que hoy ocupa. Su ubicación no es fruto de la casualidad ya que San Roque es el abogado contra la peste, de ahí a que se sitúe en el antiguo barrio marinero de la ciudad.

Campo da torre

Era uno de los grandes espacios públicos, lugar de trabajo de los vecinos y sobre el que se levantaría la plaza de toros. Los datos indican que desde el siglo XVII se celebraban corridas de toros en la plaza de la Herrería que se cercaba con vallas de madera. En 1892 se construye una plaza de toros de madera que tomará el nombre de ‘San Roque’ por estar próximo a su capilla. Posteriormente se derriba para construir la definitiva, inaugurada el 12 de agosto de 1900.

Calle Juan Villaverde

Es de las pocas calles de la zona que se conserva prácticamente igual que hace dos siglos, manteniendo la vieja tipología de las construcciones, y destacando las escaleras labradas en la roca.

Capilla de San Roque

Levantada inicialmente en las Corbaceiras, sufrió a lo largo de los siglos varios cambios de ubicación, hasta que en 1901 se reconstruye en el solar que ocupa actualmente. Edificación moderna a la que se incorporaron elementos medievales procedentes de otros templos.

Su ubicación no es casual ya que San Roque es el abogado contra la peste, así que se situaba cerca de los peiraos a los que llegaban los barcos para proteger a los vecinos del barrio frente a estas epidemias.

Ribeira dos peiraos

Aquí se encontraban los peiraos-muelles situados en la desembocadura del río Gafos, hasta hace pocos años conservaba la tipología constructiva marinera, de la que aún queda alguna muestra.

En este lugar se conserva el “hospitalillo”, construcción en la que destaca un patio cerrado y soportado por altas pilastras cuadrangulares. Este edificio fue testigo, desde a época medieval, de las diferentes epidemias de peste que sufrió la ciudad, Gafos significa leproso.

En la Calle Hermanos Nodales esquina avda de las Corbaceiras podemos ver un ejemplo lo que en su día fueron almacenes de sal para conservar la sardina, hoy restaurados para viviendas.

Volver arriba
×Close search
Buscar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad
Ver presentación
FITUR en streaming