Basílica de Santa María

  • Basílica de Santa María
  • Basílica de Santa María
  • Basílica de Santa María
  • Basílica de Santa María

La ciudad de Pontevedra pertenece a la diócesis de Santiago y, ya que no es sede de obispado, no hay en ella una catedral. Así y todo, la iglesia de Santa María es sin duda el máximo exponente de la arquitectura religiosa de toda la ciudad, y fue elevada la basílica por decreto del Papa Juan XXIII en 1962. Se encuentra en el centro histórico, en la avenida de Santa María 24, en el mismo lugar donde existió en otro tiempo una pequeña iglesia románica, derribada a finales del siglo XV.

La actual fue construida en el s. XVI por iniciativa del Gremio de Mareantes – habitantes de A Moureira, activo y pujante arrabalde marinero que se extendía a los pies de la basílica y el gremio de mar más antiguo del Estado español–, siguiendo los planos de Juan de los Cuetos y Diego Gil. Conjuga a la perfección las formas góticas con reminiscencias del manuelino portugués y del renacimiento. Asimismo, combina el ojival con el plateresco, lo que hace que esta basílica sea una de las más destacadas muestras del gótico isabelino de Galicia, que mereció ser calificada por el célebre historiador gallego del s. XIX Antonio López Ferreiro como “la perla del arte gallega”.

La fachada principal (s. XVI), obra de Cornelis de Holanda y João Noble, está orientada al oeste y presenta una amplia escalinata para acceder a ella. Se ideó como un grandioso retablo pétreo en el que las numerosas imágenes sagradas se conciben para exaltar a la Virgen María.

La puerta, con un arco de medio punto, está flanqueada por las esculturas de san Pedro y san Pablo. Por encima de ella, se puede contemplar un relieve del tránsito o dormición de la Virgen María, así como esculturas de santos, evangelistas, personajes bíblicos e incluso históricos. Resulta curiosa la inclusión de las figuras de Teucro (fundador mitológico de la ciudad) junto con la del arcángel san Miguel y Hércules (héroe que simboliza la marinería pontevedresa), en la mezcla del religioso con lo profano, lo que no deja de delatar el incipiente Humanismo del momento. Hay que resaltar además una curiosa imagen de un santo, san Jerónimo, con anteojos.

En la parte superior, destaca un rosetón que parece un ostensorio y simboliza el cielo. Sobre él figura un relieve de la asunción y coronación de la Virgen María, en presencia de la Santísima Trinidad, con Jesús a la siniestra de Dios Padre, en lugar de su derecha. Este hecho se prestó a conjeturas diversas, como que es fruto de una equivocación o que fue realizado intencionalmente por Cornelis para dejar patente su incredulidad religiosa. Finaliza la fachada con un Calvario y una crestería con un elaborado encaje en piedra, típica del estilo manuelino portugués.

Como dato anecdótico hay que mencionar que algunos estudiosos distinguen los bustos de Cristóbal Colón y de Hernán Cortes ubicados a ambos lados del rosetón.

La portada sur del edificio, sita en la plaza de Alonso Fonseca, tiene un arco de medio punto, bordeado de una jamba pétrea y decoración barroca. Desde aquí también se puede ver la crestería manuelina que corona todos los muros y el ábside del templo, así como el ventanal del ábside que tiene una pequeña columna al centro adornada con motivos manuelinos. A la izquierda de esta puerta, está la escultura del Cristo del Buen Viaje, donde acuden los devotos para que les conceda protección en los viajes que vayan a realizar.

Por lo que respeta al interior, la iglesia tiene planta basilical. Consta de tres naves, separadas por columnas, en las que se abren las capillas laterales con sus bóvedas de crucería. Destaca la realizada por Diego Gil en 1522.

El retablo del altar mayor está realizado en madera de castaño y nogal. Fue tallado entre finales del siglo XIX y principios del XX por el escultor santiagués Máximo Magariños, quien realizó también el púlpito y los catorce cuadros con bajos relieves que forman las estaciones del viacrucis de la iglesia.

También son de interés el Santo Cristo, obra de José Ferreiro del s. XVIII, y las tallas de la capilla de la Trinidad.

Actualmente, la Basílica de Santa María está considerada como BIC (Bien de Interés Cultural) y fue declarada monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931. El templo tiene también la distinción de "Real Santuario".

Delante de la iglesia, en O Campiño de Santa María, se pusieron al descubierto y se rehabilitaron los pocos restos que quedan de la muralla medieval.

Situación

Avenida de Santa María, 24
36202, Pontevedra

Coordenadas GPS

Coordenadas WGS84 (Google):
Lat: 42°26'1.62"N
Lnx: 8°38'51.20"O

Visit-Pontevedra - Concello de Pontevedra Turismo de Pontevedra S. A.
CASA DA LUZ
Praza da Verdura s/n
36002 - Pontevedra
+34 986 090 890
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  
Top