Aumentar el tamaño del texto Volver al tamaño original del texto Reducir el tamaño del texto

Visit Pontevedra - Turismo Pontevedra

Conoce Pontevedra, una ciudad de premio

Visit Pontevedra - Turismo Pontevedra

Conoce Pontevedra, una ciudad de premio

Visit Pontevedra - Turismo Pontevedra

Conoce Pontevedra, una ciudad de premio

Visit Pontevedra - Turismo Pontevedra

Conoce Pontevedra, una ciudad de premio

Visit Pontevedra - Turismo Pontevedra

Conoce Pontevedra, una ciudad de premio

Visit Pontevedra - Turismo Pontevedra

Conoce Pontevedra, una ciudad de premio

« »
 

Carnaval




La fiesta del Entroido guarda una larga tradición, y se traduce en una semana de celebraciones que atrae a numerosos visitantes, por la riqueza y la variedad de su propuesta. La llegada del Rey Urco, con su manada de perros, es una de las peculiaridades de los carnavales pontevedreses, que arrancan el viernes anterior al inicio de la Cuaresma.

Los desfiles y concursos de disfraces, las jornadas gastronómicas y concursos de filloas, la muestra de la parodia o el concurso de murgas se suceden hasta llegar al verdadero día grande de los carnavales, el Viernes de Carnaval, cuando los vecinos salen a la calle rigurosamente vestidos de luto para celebrar el entierro del loro Ravachol formando un multitudinario cortejo que parte de la Plaza de la Verdura y termina en la de la Herrería, después de recorrer buena parte de la ciudad vieja.

La quema simbólica, en la Herrería, del cadáver del loro, que cada año aparece disfrazado con un motivo de actualidad diferente, y sus honras fúnebres, incluida una necrológica en la que se hace repaso de los principales asuntos candentes de la ciudad, significan el final de la fiesta, antes de entrar en los rigores de la Cuaresma.

La casualidad quiso que Ravachol muriera precisamente en carnavales y su duelo, según las crónicas del año 1.913, fue todo un espectáculo multitudinario; desde entonces el entierro del loro sustituye en Pontevedra al popular entierro de la sardina.

RAVACHOL

Ravachol, nacido a finales del siglo XIX, era un loro mascota de D. Perfecto Feijoo, y vivía en la botica que éste tenía en la plaza de la Peregrina en Pontevedra.

Era muy apreciado por las gentes de la ciudad por sus famosos diálogos y expresiones, no siempre correctas, pues era muy mal hablado. Frases famosas suyas eran “se collo a vara”, “aquí non se fía” o “arre, arre”, cuando pasaban los carros de mulas.

Murió durante el Carnaval de 1913, por lo que, de broma, le hicieron un entierro con grandes honores al que acudió una gran comitiva.

Recuperando su figura, desde el año 1985 se organiza una incineración de su efigie, significando el final de las fiestas del Carnaval.

Larga vida a Ravachol, representante de la sátira y el buen vivir de Pontevedra!

PERFECT FEIJOO

Personalidad pontevedresa, dueño de la famosa botica en la que se celebraron reuniones con ilustrados personajes: Unamuno, Ortega y Gasset, Zorrilla, Albéniz, Pablo Iglesias o doña Emilia Pardo Bazán.
Visit Pontevedra