Pazo de Lourizán


El Pazo de Lourizán, del mismo modo que el resto de los pazos gallegos, fue adaptándose a los tiempos y las circunstancias en función de su utilidad, de granja a casa residencial, de lugar de veraneo a centro de investigaciones forestales, manteniendo un conjunto el palacio y el predio, con una flora de carácter monumental, conservando la estructura del jardín heredera de la época de Montero Ríos.
En el siglo XV fue habilitado cómo granja y de esa época conserva el palomar almenado de planta circular. A finales del XIX fue residencia de temporada de Eugenio Montero Ríos, abogado y político, que convirtió Lourizán además de un lugar de descanso en un centro de referencia política y social lo que acudían políticos, periodistas y destacados hombres de la época.
La Diputación de Pontevedra lo adquirió a comienzos de los 40. En 1943 se lo cedió al Ministerio de Educación para su uso como Centro Regional de Enseñanzas, Investigaciones y Experiencias Forestales; en 1946 se convirtió en Escuela Técnica Superior de Montes. Actualmente está integrado en la estructura del Centro de Desarrollo Sostenible de la Consejería de Medio Ambiente. El Centro de Investigaciones Ambientales y Forestales de Lourizán tiene por objetivos principales a protección, conservación y avance del patrimonio forestal de Galicia.
El majestuoso edificio, de aire romántico, fue obra de Genaro de lana Fuente Domínguez. Se accede por una escalera de una piedra de corte imperial custodiada por estatuas. La parte central está realzada por un blasón y un reloj, en el lugar del escudo que lucen los pazos gallegos. Además de la parte central el edificio tiene dos alas laterales, de mayor ligereza, con una mezcla de clasicismo modernista, dominando la piedra como en el resto, en las columnas, en los balcones y ornamentos que decoran con un estilo de resortes clasicistas cada hueco, cada espacio. Una terraza de gran extensión ocupa la parte superior con pilastras de una piedra y trabajados jarrones. La piedra y el cristal son los dos elementos principales de este palacio, ventanas acristaladas a la manera de galería, que deja pasar la luz, convirtiendo el interior en un corredor en el que penetra el jardín.
Lourizán además de tener un gran edificio está rodeado de tierras, 54 hectáreas, que se reparten entre el jardín, la finca y la arboleda, fruto de la unión entre la agricultura, la botánica y la vida pacega.
Las diferentes etapas fueron dejando huellas al largo de todo el predio; la granja inicial, el jardín señorial y el centro de investigaciones forestales, hicieron que hoy confluyan la ciencia, la arte y la naturaleza, en una mezcla que refleja belleza, tranquilidad y armonía. Numerosos árboles autóctonos: robles, castaños, abedules y otras foráneas encontraron en estas tierras a anclaje de sus raíces, mezcladas con las camelias, las vides y las palmeras. Se encuentra un entorno vegetal realizado por especialistas franceses en jardinería, una parte destinada al cultivo de la vid y otra las especies exóticas: cipreses, araucarias, cedros, magnolias, plátanos y aligustres y otras muchas variedades.

Lourizán (Santo André), Agrovello
36153 - Pontevedra
Enviar datos de agenda por SMSEnvíese los datos de agenda por SMS a su teléfono móvil o PDA.
Añadir al carrito del viajero | Ver carrito del viajero | Imprimir | Ver en PDF | Descargar tarjeta virtual (vCARD)